5 Pensamientos que Alejan la Riqueza

5 Pensamientos que alejan la riqueza
Si quieres cambiar tu mundo exterior, primero debes cambiar tu mundo interior. Todo nace como un pensamiento, incluida nuestra vida.
Hoy tenemos de vuelta a Edith, editora en gananci.com que nos hablará sobre 5 pensamientos que alejan la riqueza de nuestras vidas.
Si queréis contactar con ella podéis hacerlo a través de su Twitter y LinkedIn.




Se ha demostrado que nuestros pensamientos juegan un papel muy importante en nuestras vidas, ya que a partir de ellos se moldean nuestras palabras y también nuestras acciones. Por esta razón debemos enfocarnos en que nuestros pensamientos vayan acorde a la manera en como queremos vivir nuestras vidas y no simplemente dejar que los mismos se creen al azar. Lo bueno, es que puedes tener poder sobre esto si así lo decides.

Este principio se puede aplicar a cualquier aspecto de nuestra vida, ya sea el personal, familiar, profesional e incluso el financiero. Por ejemplo, si tu quieres mejorar tus ingresos considerablemente el primer lugar en el que debes comenzar a trabajar es en tu mente. Una vez que te creas capaz podrás hacer grandes cosas ya que estarás vibrando en esa sintonía y también sabrás apreciar la información al respecto ya que esa es una de las cosas más frescas que tienes en tu mente.

Si te identificas con esto, aprende en Gananci cómo invertir por primera vez en Internet y tener buenos resultados. Algo que debes tener presente constantemente si deseas cambiar radicalmente tus ingresos -de manera positiva- es saber aprovechar las oportunidades que se te presenten y mantenerte abierto al cambio y a probar cosas nuevas. Esto es porque no podrás lograr resultados diferentes si sigues haciendo lo mismo.




Algo que también necesitas tomar en cuenta, es que muchas veces las personas cometen el error de querer comenzar a cambiar primero desde sus acciones y cuando no ven resultados se frustran y abandonan. Esto pasa porque no se encargan de trabajar primero en sus pensamientos.

Una de las maneras de hacer esto es sacando de tu mente aquellas cosas que no solo no te aportan nada bueno, sino que también te sabotean para que puedas conseguir aquello que deseas -incluso cuando no se lo has dicho a nadie y te lo guardas para ti mismo-. Pero resulta que tu mente puede ser o tu mayor impulsor o tu mayor saboteador, así que mira a continuación algunos pensamientos de los que necesitas deshacerte para poder mejorar notablemente tus resultados financieros:

1.- Piensas que la riqueza es el resultado de la avaricia: al tener este pensamiento es como si te pusieras una gran pared, sobre todo si relacionas la avaricia como un anti-valor. Hazte una revisión y evalúate a ti mismo acerca de cuáles son los valores por los que tú te riges y trata de asociarlos a la riqueza, para que dejes de poner resistencia a alcanzar un buen nivel financiero.

Otro método que puedes utilizar para que tu mente deje de sabotearte, es cambiar las palabras que no te agradan por otras cuyo significado prefieras. Por ejemplo, ser rico no es sinónimo de ser avaricioso, pero sí quiere decir que no te conformas con cualquier cosa sino que te atreves a perseguir tus metas, por difíciles que parezcan.

2.- Piensas que no importa cuánto ganes nunca lograrás ser rico: cuando tienes este pensamiento presente en tu mente puede que te sientas demasiado abrumado al ver todo el trabajo que debas hacer para llegar a esa menta, pero en vez de dejarte abrumar, la recomendación es que establezcas tu meta y la dividas en pequeños objetivos.

Así podrás evitar las frustraciones y otros sentimientos de impotencia. Puedes verlo de esta forma: en vez de pensar que tienes que comerte un pastel entero, divídelo en rebanadas y empieza a consumirlo una a la vez, no importa el tiempo que te lleve, poco a poco y quizá antes de que te lo esperes ya habrás terminado el postre entero.

3.- Crees que para ser rico se necesitan elementos que tú no tienes: esta es una mentira que se instala en nuestras mentes debido a diferentes razones. Quizá te lo dijeron tus padres, tus compañeros o los medios de comunicación, pero la realidad es que lo más importante que necesitas tener es la motivación y saber utilizar los recursos con los que ya cuentas.




En vez de quejarte porque no terminaste una carrera universitaria y pensar que por eso estás en desventaja frente a otros que también están tratando de volverse ricos, echa mano de tu facilidad para aprender y tu alta capacidad de resolución de problemas (por ejemplo). Piensa en cuáles son tus cualidades y cómo puedes utilizarlas a tu favor.

Puede que en este momento no tengas un gran capital para comenzar un negocio, pero sí tienes otras cosas que también son necesarias y te pueden servir mucho cuando te haces consciente de que son tu riqueza actual.

4.- Piensas que para alcanzar la riqueza necesitas renunciar a tus valores: si lo ves desde ese punto de vista, lo más normal es que te sabotees porque ¿qué persona con criterio firme quiere renunciar a sus valores?

La razón principal para desechar este pensamiento es que no es cierto. Claro que hay personas que han logrado la libertad financiera a través de vías fraudulentas, pero esta no es la única manera de hacerlo y hay muchísimos ejemplos de personas respetables y con valores que al alcanzado sus metas financieras sin comprometer sus valores.

5.- Crees que grandes cantidades de dinero trae muchos problemas: este es un mito que ha pasado de boca en boca a través de diferentes generaciones, pero no tiene por qué ser así, y en caso de que lo fuera ¿No te crees capaz de resolver dichos problemas?

¡Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo!