Ayuda para Padres. Los niños extraordinarios

En este nuevo libro de Milena De Medina “Ayuda para Padres. Los niños extraordinarios” está enfocado a los padres que están a punto de tener un niño en condiciones especiales o ya los tienen.

Milena explica en detalle a que se debe que ciertos niños nazcan en estas condiciones y  trata de eliminar paradigmas impuestos por la sociedad de que estos niños sean un castigo divino o una carga para los padres en cuestión.

Como la mayoría de los padres no están preparados para tener un hijo con habilidades especiales, la autora les dará consejos de cómo enfrentar su estos miedos infundados y acepten con tranquilidad a su hijo tal cual y como está.

Es imperativo que los padres se instruyan en todo lo que tiene su hijo para que así sea de ayuda para él.

Capítulo I: La noticia de tener un niño especial

El primer paso es salir de la ignorancia y dejar de creer que es un castigo divino, y se sientas culpables por los pecados cometidos, lean bien esto: Dios jamás seria sádico con un niño por nacer.

Cuando los bebés se están desarrollando dentro del vientre materno todos lo hacen de manera diferente  y eso no se puede controlar, así que lo que traiga el bebé en carga genética será la herencia de sus padres y abuelos, tema muy hablado en los colegios con las leyes de Mendel; cuando los bebés desarrollan limitaciones físicas y mentales se le conoce a este fenómeno como “malformaciones congénitas”.

Otro factor que influye mucho en las malformaciones, es la pobreza, ¡sí damas y caballeros como lo leen! La pobreza extrema es una de las causantes de las malformaciones, porque donde hay pobreza hay desnutrición, y la desnutrición en la madre hace que el feto dentro de ella sea alterado.

Ya no es un  secreto para nadie, que la contaminación ambiental hace estragos en la naturaleza causando mutaciones en todas las especies y, por lo tanto, la nuestra no está al margen de esto.

Hoy en día los síndromes de: Down, Asperger, retardo mental, Autismo, sordera, etc. Ya no son motivo de limitaciones, solo debemos buscar especialistas que amen trabajar con este tipo de niños, y más aún, que enseñen a los padres a cómo trabajar con ellos y ver cada día sus logros, y que al final ellos aprenderán a valerse por sí mismos para un futuro,       

Capítulo II: La falta de sensibilidad

Este punto es bien difícil para mí de tratar, ya que cualquier especialista que lo lea puede llegar a sentirse aludido, pero tengo que hablarlo para poder enseñar a los padres como defenderse de situaciones como éstas con ciertos profesionales; cabe aclarar que no son todos, pero si me he llevado la gran sorpresa a lo largo de mi vida que muchos especialistas que estudian para esto y se gradúan, la verdad es que la vocación no la adquirido todavía.

Los médicos muchas veces no se miden cuando van a dar los diagnósticos y su frialdad ya es un caso de pura insensibilidad al dolor ajeno, como dije no son todos y en mi equipo jamás vi una cosa de estas, mis compañeros eran muy reservados con los diagnósticos y si sabían de las cosas no se lo decían abiertamente a los padres para no herirlos.

Ahora bien, al tomar la decisión de tener al niño que ya viene con ciertas características, normalmente trae problemas a la pareja, para los hombres en su mayoría no les es nada fácil tener que asimilar semejante noticia, se han visto casos inclusive que las parejas terminan divorciándose, hay padres que se quedan pero pasan un buen tiempo en negación, y por ende tienden a rechazar al niño, lo que causa mucho malestar en el entorno familiar. Cuando estas cosas suceden no está bien juzgar las emociones de los hombres, ellos no saben cómo manejar el dolor y su primera reacción es el rechazo.

Sensibilizar a los hijos para aceptar a su nuevo hermano

Si son varios hermanos preguntarles a cada uno en qué pueden ayudar, pero primero que nada deben tener una lista con las actividades, ahora si es un solo hermano no recargarlo con todo del niño, dejarlo a su espontaneidad, se han visto casos en que los padres se van acostumbrando a que el hermano mayor hace todo y no toman en cuenta cómo está el desarrollo emocional de dicho niño, y el día que le pasa algo a su hermano se derrumba.

Tendrán que explicarles a los hermanos que habrá muchas personas ignorantes que no saben lo que es tener un niño con habilidades especiales, y este tipo de gente suelen burlarse de ellos y que no está bien reaccionar ante las burlas con violencia, que solo deben dar media vuelta y no caer en provocaciones.

Es imperativo que cada mes, toda la familia reciba terapia de algún psicólogo para que les ayude a canalizar las emociones ante el mundo.

Si el niño no quiere tener nada que ver con el hermano, no lo obliguen denle espacio y tiempo, en cualquier momento caerá en cuenta de lo que se está viviendo en la familia, si lo fuerzan a colaborar a que haga algo por el niño terminará odiándolo y no es la idea.

Capítulo III: Cómo lidiar con el rechazo

Esta es la otra parte dura de la situación, en todas las épocas del mundo y en pleno siglo XXI aún hay mucho rechazo por este tipo de niños y es algo que toda la familia tendrá que afrontar.

 La falta de información es lo que hace que la gente caiga en la ignorancia, la superstición y las fobias, muchas personas que no entienden esto, tienden a rechazar a los chicos y más si tienen hijos, ellos a veces creen que son enfermedades que se contagian y no quieren que sus hijos se acerquen a ellos, vuelvo y repito, que es ignorancia.

Parte del rechazo tiene unas etapas que empiezan obviamente en la familia y son de lo más normales, no hay que sentirse abatido y contra el suelo por sentirse así.

En nuestro caso tuvimos miles de niños que sus padres generaban mucha depresión por no saber manejar las etapas y una de ellas era la negación, cuando son niños con retardo mental o autismo que físicamente se muy bien y saludables, es muy difícil para los padres aceptar que sus hijos tienen algo diferente y que deben ser tratados, esta etapa de la negación pude durar hasta años, y cada año que el niño no sea tratado será peor su progreso para cuando decidan empezar el gran trabajo de sacarlo a la luz y que aprenda cosas por sí mismo.

Capítulo IV: Ajustes económicos  

Una vez que los padres han asumido todo lo que tienen que enfrentar, viene otro problema y ese es la gran demanda económica, o lo que es lo mismo hacer ajustes en el presupuesto familiar. Por lo cual les recomiendo uno de mis libros de la serie de Educación Financiera que desarrollé en coautoría con mi socio Carlos López “Las 100 formas de ahorrar y administrar tu dinero” en el cual tratamos todos los ajustes de la casa, el trabajo, ropa, comida y un sinfín de cosas prácticas que les resultará de mucha ayuda para esos ajustes tan necesarios, y que muchas veces no sabemos cómo afrontar.

Existen varios casos y sea cual sea dicho caso, en la ley de cada país estipula ayudas adicionales para las familias que tienen niños con discapacidad, asi que no importa su clase social, todos los niños tienen el derecho de ser asistidos y de ser remitidos a especialistas, puedan o no los padres pagar, los casos especiales donde los padres necesitan que sus hijos sean atendidos.

La gente se hace muchas preguntas y se cuestionan sus finanzas, negando la posibilidad al niño de desarrollarse porque no tienen la facilidad del dinero, es aquí donde les digo a todos: “hablando se entiende la gente” pero si se quedan callados jamás sabrán si consiguen las ayudas o no.

Capítulo V: Empezar el gran trabajo

Una vez que ya se ha superado gran parte de la noticia de tener un niño en condiciones especiales, que ya la familia lo aceptó y dejaron de lado la negación, que ya están al tanto de la parte legal y lograron conseguir las ayudas adicionales, entonces viene el gran trabajo de empezar la estimulación adecuada que necesita el pequeño para poder desarrollar sus habilidades dormidas. ¿Sabían ustedes que mientras más rápido se actué, es decir, que el niño esté pequeño, es que surten los efectos positivos?

Nosotros tuvimos un caso de autismo de una niña que cuando la conocieron mis compañeros me contaban que se balanceaba y no hablaba, ni miraba ni hacía nada, pero la trabajaron de pequeña junto a los padres que colaboraron y estaban siempre atentos a todas las instrucciones, y la fueron sacando poco a poco de su oscuridad, para cuando yo la tuve ya hablaba, y hacia unos cuadros muy hermosos, pero le tocaba la parte del bachillerato y ahí entraba mi trabajo con ella, todos se preguntaban si daría la talla y si entendería las materias como física, química, matemática e inglés, así que las especialistas que la habían tratado antes que yo por muchos años, me dieron unas pautas a seguir para trabajar con ella y así lo hice; resultados, pues todos quedamos sorprendidos cuando esta chica en cuestión aprendía todo, y veía cosas que los alumnos normales no podían ver.

¿Dejo de ser autista? Pues no, solo que la trabajamos y con ella quedó más que demostrado que los niños con discapacidades cuando se les trabaja con paciencia, amor, dedicación y todo un gran equipo en colaboración con la familia estos son los resultados.

Capítulo VI: Las necesidades especiales

A modo de crear conciencia en las personas que no tienen idea por lo que pasan este tipo de niños y sus padres, éste capítulo es preciso para eso, para mostrar un poco que la vida de un niño en condiciones especiales no es nada fácil y por supuesto que lidiar con el rechazo de las personas lo hace aún más difícil.

Este tipo de niños y sus padres necesitan mucha ayuda, tales como: medicinas, asistencia médica, terapias especiales, y en la parte emocional apoyo, consideración y respeto por parte de todo el mundo.

Hay niños que físicamente están bien pero tienen problemas de aprendizaje, también tienen necesidades al igual que los niños con retardo mental y los de síndrome de Down, ellos pueden ser integrados a los colegios y llevar una vida normal.

Capitulo VII: El apoyo

Los niños con necesidades especiales, necesitan mucha ayuda para poder aprender hacer cosas por sí mismos, con un gran trabajo se puede lograr; muchos padres se preguntan si podrán aprender cosas básicas como leer, moverse para ir al baño y asearse, comer solo, o el sueño dorado de todo padre, verlo llevar una vida normal que hasta se gradué de la universidad; como ya les conté de nuestro caso “Shirley” con ella quedó para nuestra experiencia que todo es posible y con el caso de Nick Vujicic queda que lo imposible ya no existe en nuestro vocabulario de especialistas y padres que se han convencido de estas pruebas.

Les voy a decir que para valerse en la vida no necesitan ser buenos o excelentes estudiantes, ni siquiera eso debe ser una norma en niños normales.

Capitulo VIII: Inteligencias múltiples

Este capítulo me encanta, porque estudié esto cuando me tocó hacer el curso de psicología en gestión empresarial, y la cuestión es así, según Howard Gardner cada persona posee al menos dos inteligencias donde se destaca mejor, y donde se diferencia del resto así hagan lo mismo.

La teoría de Gardner consiste en que existen múltiples inteligencias que podemos percibir de los demás y su vez conocer las nuestras, hay personas que llegan a desarrollar de las ocho tal vez cinco o seis y todas si se lo proponen, pero existen las que vienen en la carga genética, por ende con esta teoría quiero demostrarles a ustedes los padres, que así tengan hijos en la condición que sea, sus hijos tendrán porque si una de estas inteligencias, y al descubrirla trabajarán en ella para que él la perfeccione.

Capitulo IX: Recomendaciones finales

LA INSTRUCCIÓN acaba con la ignorancia y cuando acabamos con la ignorancia acabamos con la desesperación, la frustración, el estrés, la tristeza y la rabia. Instruirse acerca de la discapacidad de su hijo, les hace sentir seguridad de cómo ayudarlo y cómo protegerlo, los conocimientos aportan tranquilidad, pueden empezar por hablar con los colegios y que les orienten hacia cuáles sitios deben ir, al llegar a dichos sitios de su interés allí les dirán a qué tipo de especialistas debes visitar, luego ya es seguir las instrucciones de estos especialistas, pero recordándoles que no todos los especialistas son éticos, así que nos es que se queden en sitios donde les digan que no hay nada que hacer por él y que deben ir a casa, salga de allí y visiten a otros, nunca es bueno la opinión de un solo especialista, busquen a varios comparen y analicen y quédense con el que mejores opciones les dan.

Únanse a grupos de padres que tienen hijos como el suyo, de esta forma compartirán experiencias y pasarán unos momentos espectaculares que los enriquecerán a todos.

En estos encuentros hay mucho apoyo mutuo de otros padres, consejos, y comprensión emocional de todos, lo que hará que se sientan muy felices al final de cada jornada.

“Cuando hayan descubierto las potencialidades de su hijo enfóquense en ellas”.