Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida

Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida es un clásico de autoayuda escrito por Dale Carnegie que aborda una de las principales causas de enfermedad física: la preocupación, mostrándote técnicas simples y ejecutables para eliminarla de tu vida.




Probablemente nunca hayas escuchado el título del libro, pero ha vendido más de seis millones de copias.

Dale Carnegie fue uno de los primeros autores en escribir libros de autoayuda. Escribió más de diez libros sobre temas como cambio de comportamiento, hábitos, habilidades interpersonales, hablar en público y cómo aplicarlos en un contexto comercial.

Creía que la mejor manera de cambiar a los demás era cambiarse a sí mismo, un principio que sustentaba la mayoría de las ideas de su best seller Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, que ha vendido más de 30 millones de copias hasta el día de hoy.

Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida fue publicado 12 años después (1948) y describe varias maneras de lidiar con la preocupación, una de las principales causas de enfermedades cardíacas, diabetes, artritis, úlceras estomacales y presión arterial alta. Carnegie nos ofrece varias tácticas y las respalda con estudios previos de casos con estas enfermedades.

Felicidad

Lecciones de Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida

Tres de las lecciones más importantes de este libro son:

1. Utiliza un enfoque de 3 pasos (que aprenderás en el resumen de abajo) para lidiar con la confusión y eliminará la preocupación causada por ella.
2. Pon un “stop-loss” en el estrés y el dolor.
3. Tómate las críticas como cumplidos.

Ahora sí, ¡vamos ya con el resumen del libro!



Resumen Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida

Este es un resumen de los tres puntos anteriores para que tengas una idea sobre qué trata el libro y puedas decidir mejor.

Utiliza un enfoque de 3 pasos para lidiar con la confusión y eliminará la preocupación causada por ella

Cuando te preocupa no estar ocupado haciendo cosas y sabes que pasar a la acción es lo único que puede mejorar tu situación… cada minuto que estás preocupado es un minuto que no mejora tu vida ni tu situación.

Para reducir la cantidad de preocupaciones que tienes, primero se deben encontrar las causas. Hay varias, pero una de las más grandes es la confusión. Nunca sabemos qué va a pasar después y nos volvemos locos.

El enfoque de 3 pasos a utilizar para eliminar la preocupación es el siguiente:

1. Piensa en qué es exactamente lo que te preocupa y escríbelo.
2. Analiza tus preocupaciones para descubrir las opciones que tienes.
3. Toma una decisión y mantente firme.

No hay nada como utilizar el sentido común para eliminar las preocupaciones.



Pon un stop loss en el estrés, el dolor y la ansiedad

Algo crucial cuando se aplica la estrategia anterior es el tiempo. Si pasas todo el tiempo analizando las preocupaciones e intentando tomar una decisión… hasta que eso que te preocupa no suceda, no habrás ganado mucho.

Ahí es donde un límite de tiempo puede ayudar, es decir, un stop-loss tal y como lo utilizan los inversores en bolsa.

Un stop-loss se utiliza para limitar las pérdidas y cerrar automáticamente la operación en caso de que el precio no actúe a tu favor y baje al precio donde hayas establecido éste.

Si algo te causa estrés o ansiedad, ya sea un amigo o familiar peleándose por una tontería, una relación que se desmorona o que tu jefe te dice que hiciste un mal trabajo, ponte firme y establece un límite. Piensa: “hasta aquí y ni un paso más, no voy a permitirme preocuparme por esto”.

Puedes establecer un límite de tiempo o una regla general, como “la regla de 5 minutos de Hal Elrod”  o una pauta para perdonar a otros al instante después de una pelea, en lugar de guardar rencor (aunque te cueste mucho).



Piensa en las críticas como cumplidos en lugar de obsesionarte con los comentarios negativos

Las críticas son muy importantes. La retroalimentación es una parte esencial de hacer un gran trabajo. Sin embargo, no todas las críticas son constructivas, por lo que debes que tener cuidado al decidir a quién escuchar y a quién ignorar.

Una cosa que puedes hacer con todas las críticas es tomártelas como cumplidos. El 90% del tiempo las personas intercambian opiniones (positivas o negativas) para sentirse mejor con ellas mismas, porque te ven haciendo algo bien y se sienten amenazadas por ello o sienten envidia. Siempre criticamos a quienes envidiamos para podernos sentir mejor en comparación con ellos, aunque estas críticas no sean reales.

En todo caso, cuanto más te critican, más sabes que estás haciendo algo bien, ¡así que alégrate!

Escucha las críticas, asiente, agradece, tómalas como una indicación de que estás en el camino correcto, y si no hay comentarios constructivos, simplemente sigue adelante.

Si te ha resultado interesante el libro, puedes comprarlo a través de este enlace y lo recibirás en menos de 48 horas.




Si te interesa conocer más libros de Dale Carnegie, puedes ver la colección desde el siguiente enlace: Dale Carnegie.