Los Cuatro Acuerdos




Los cuatro acuerdos del Dr. Miguel Ruiz, los cuales él llama: una guía practica para la libertad personal.

Este libro está basado en el conocimiento tolteca que parte de todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo.

El autor hace mención de los sistemas que nos condicionan para una sociedad acostumbrada a dominar los pensamientos de las personas.

A esto agregó que cuando nos rendimos al resultado de las creencias de los demás estamos bajo un proceso el cual calificó de “La domesticación de los seres humanos”.

Tenemos un sistema educativo que fomenta nuestra baja autoestima, y de esta forma nos domina mediante la emoción del miedo y nos acostumbra a que tenemos que ser aceptados.

De ahí que se nos premia si obedecemos las normas establecidas pero de hacer lo contrario, recibir un castigo por ir en contra delo establecido.

los cuatro acuerdos


“Nacemos con la capacidad de aprender a soñar, y los seres humanos que nos preceden nos enseñan a soñar de la forma en que lo hace la sociedad”.

Esto hace que las personas desarrollen de manera espontánea el fino arte de fingir lo que no son con tal de ser aprobados en todos los ámbitos de la sociedad, nos enseñan desde que nacemos a seguir patrones de conducta modelados para comportarnos según la ocasión.

Nuestros propios modelos no son aceptados y por lo tanto los vemos inalcanzables, porque no tienen nada que ver con nosotros y como no los podemos alcanzar somos juzgados por los demás, haciendo esto parte importante de nuestras vidas, donde importa más lo que digan de nosotros que el concepto que tengamos de nosotros mismos.

Es así como se crean los conflictos internos de cada quien, donde el papel principal es que jamás seremos lo suficientemente dignos para cumplir las expectativas de la gran sociedad.




El Dr. Ruiz afirma que el 90% de nuestras creencias son falsas, lo que impiden que nos conozcamos en todo nuestro potencial y nos aceptemos tal y como somos, lo que a mucha gente le provoca un gran dolor.

Al no apreciarnos es lo que nos hace perder el rumbo de nuestras vidas y caemos muchas veces en las adicciones, porque sencillamente estamos deprimidos y sentimos que no valemos nada para nadie.

Por equivocación terminamos estableciendo acuerdos con los demás y con nosotros mismos en los cuales definimos nuestra personalidad, pero la triste realidad es que estos acuerdos terminan basándose en el miedo y nos limitan en todo.

El autor en este libro nos propone los cuatro acuerdos que nos permitirán acabar con los demás acuerdos establecidos por la sociedad y que nos roban la energía y las ganas de vivir.

Resumen de Los cuatro acuerdos

Durante el proceso de la domesticación, nos formamos una imagen mental de la perfección con la finalidad de tratar de serlo suficientemente buenos para el mundo.

Todos los seres humanos han establecido acuerdos con personas, con Dios, con la sociedad, con los padres, con los hijos; pero los acuerdos más importantes son los que hacemos con nosotros mismos, que normalmente el que se atreve a respetarlos es execrado de la sociedad y tildado de rebelde.




El Primer Acuerdo: Sé impecable con tus palabras.

Este primer acuerdo es el más importante y también el más difícil de cumplir. Las palabras tienen el poder de crear y según como las utilices te liberarán o te esclavizarán aún más de lo que imaginas.

Las palabras son mágicas, si están dichas con amor crearan un mundo mejor a tu alrededor, pero si son dichas desde el odio crearán pura destrucción.

El acuerdo aquí es ser impecable con lo que decimos, no podemos usarlas en contra de nosotros mismos, esto quiere decir que debemos amarnos y respetarnos, no debemos usarlas para culpar, reprochar o destruir, por eso es que resulta tan difícil de llevar a cabo este acuerdo, porque la sociedad está acostumbrada al chisme y las murmuraciones haciendo de esto un mal hábito, el cual debemos de eliminar de nuestras vidas o de lo contrario quedaremos envenenados emocionalmente.

El segundo acuerdo: No te tomes nada personalmente.

Los tres acuerdos siguientes nacen en realidad del primero. Suceda lo que suceda a tu alrededor no te lo tomes personalmente, es una acto que por demás es egoísta porque implica creer en todo lo que está a nuestro alrededor o peor aún creer que somos responsables de todo lo que pasa.

El no tomarse nada personalmente nos hace inmunes al veneno emocional de los demás, por lo tanto tampoco estaremos pendiente de la aprobación de la gente respecto a lo que somos o hacemos.

Si por el contrario nos tomamos las cosas personal, nos exponemos a sufrir por nada.

Este acuerdo nos permitirá ser libres debido a que podemos decir lo que pensamos sin culparnos o juzgarnos, nos permite expresar el amor sin el miedo al rechazo.

Cuando realmente vemos a los demás tal como son sin tomárnoslo personalmente, lo que hagan y digan no nos dañará.

Aunque los demás te mientan, no importa. Te mienten porque tienen miedo. Tienen miedo de que descubras que no son perfectos.

Cuando no tomarte nada personalmente se convierta en un hábito firme y sólido, te evitarás muchos disgustos en la vida.




El tercer acuerdo: No hagas suposiciones.

Tenemos la tendencia de hacer suposiciones por todo.

El problema es que al hacerlo, creemos que lo que suponemos es cierto. Juraríamos que es real.  Por eso es mejor preguntar que estar por la vida suponiendo las cosas, pero como vivimos con miedo a pedir aclaraciones pues caemos en el error de estar en el lado de las suposiciones.

Jamás nos detenemos a pensar que los demás tienen un punto de vista diferente al de nosotros.

El funcionamiento de la mente humana es muy interesante. Necesitamos justificarlo, explicarlo y comprenderlo todo para sentirnos seguros.

Tenemos millones de preguntas que precisan respuesta porque hay muchas cosas que la mente racional es incapaz de explicar.

A menudo inicias una relación con alguien que te gusta, tienes que justificar por qué te gusta.

Solo ves lo que quieres ver y niegas que algunos aspectos de esa persona te disgustan.

Te mientes a ti mismo con el único fin de sentir que tienes la razón.

El acuerdo es entonces preguntar, asegurando de que las cosas te queden claras, sin anticipar que ya sabes lo que te van a explicar, una vez que escuches la respuesta, no tendrás que hacer suposiciones porque sabrás la verdad de la otra persona.

Todo el mundo tiene derecho a contestarte “si” o “no”, pero tú siempre tendrás derecho a preguntar.

Del mismo modo todo el mundo tiene derecho a preguntarte y tú tienes derecho a contestar “si” o “no”.

El Cuarto Acuerdo: Haz siempre lo máximo que puedas.

El cuarto acuerdo se refiere a la realización de tres primeros: haz siempre lo máximo que puedas.

A medida que vayas adquiriendo el hábito de los cuatro nuevos acuerdos, tu rendimiento será mejor de lo que solía ser.

Al esforzarnos por hacer más de lo que podemos terminaremos gastando energía y al final el rendimiento no será tan bueno.

Por el contrario si hacemos menos de lo que se puede hacer nos sometemos a juicios y reproches que solo dejan frustración.

Tenemos que hacer lo máximo que podamos no importa la circunstancia de la vida.

Al hacer lo máximo es tomar en cuenta nuestras capacidades y nuestras limitaciones, de esta forma se vive con gran intensidad, se es más productivo y estaremos bien con nosotros mismos y con los demás.

Siempre que se hace lo máximo que se puede, estamos bajo LA ACCIÓN, lo que se traduce que actuar es amar lo que se hace, por lo tanto no se espera recompensa alguna.

A lo contrario que enseña la sociedad, que solo si las personas actúan se les dará una recompensa y por eso muchas veces no la disfrutan.

Romper viejos acuerdos

Todos hablan de libertad. Distintas personas, diferentes razas y distintos países luchan por la libertad en todo el mundo. Pero ¿Qué es la libertad?

La verdadera libertad  está relacionada con el espíritu humano: es la libertad de ser quienes realmente somos.

¿Quién nos impide ser libres? Culpamos algobiernos, al clima, a nuestros padres, a la religión, a Dios… ¿Quién nos impide, realmente, ser libres? NOSOTROS MISMOS.

No culpes a tus padres ni a ninguna otra persona que te haya maltratado en la vida, incluyéndote a ti mismo. Pero ya es hora de poner fin a ese maltrato. Ya es hora de que te liberes de la tiranía del Juez y que cambies los fundamentos de tus propios acuerdos. Ya es hora deque te liberes del papel de víctima.

La libertad que buscamos es la de ser nosotros mismos, la de expresarnos tal y como somos.

Practicar los cuatros acuerdos es acabar con las creencias establecidas por otros y con ello triunfar en nuestro poder y autonomía.

¿Quieres ver más libros de autoayuda?

Entonces visita nuestra sección de Libros de autoayuda.

Y recuerda, si realmente estás interesado en emprender o quieres potenciar tu negocio, puedes leer nuestros 5+1 eBooks imprescindibles, donde encontrarás una información directa y concisa que te ayudará en tu camino al éxito: Accede a los 5+1 eBooks